Kampot: qué hacer en esta ciudad del sur de Camboya

que ver en kampot

En el sur de Camboya, además de las islas Koh Rong y Koh Rong Sanloem, también hay otros destinos que merece la pena conocer. Uno de ellos es KAMPOT, una ciudad que está junto a un bonito río y que es ideal para descubrir en 2 o 3 días.

Voy a contarte qué hacer en Kampot, una ciudad que NO tiene playa (¡esto es importante!) pero que sí que tiene un encanto muy especial. ¡Atento/a a estos consejos si estás viajando por Camboya!

Descubre qué hacer en Kampot con estos consejos

Kampot es una ciudad situada al sur de Camboya, a 2 horas de Sihanoukville, el famoso puerto desde donde parten los ferries para ir a las islas Koh Rong y Koh Rong Sanloem. Precisamente esto es lo que hace que pocos viajeros terminen en Kampot, mucha gente se queda en estas preciosas islas y, después, van directamente a Phon Pen o a Siem Reap. Pero Kampot es un lugar interesante de conocer y muy tranquilo.

Lo primero que tienes que saber es que aunque esté en la costa de Camboya, no es un sitio con playa. No hay. No la busques. Si encuentras hoteles que te los venden con «playa» tienes que saber que no es una playa natural sino que es la ladera del río que han adaptado como playa.

Después de esto, debes saber que es una ciudad donde el río tiene una gran presencia. Y esto hace que la mayor parte de restaurantes y locales estén bordeando el río. Y la verdad es que es un paseo muy agradable ya que el río desemboca en el cercano mar y esto hace que sientas la brisa marina.

Aquí te daré algunos consejos para que sepas qué hacer en Kampot y puedas organizar mejor tu visita.

Night Market de Kampot

Como la gran mayoría de ciudades del sureste asiático, en Kampot también hay un Night Market donde podrás pasear y comer comida callejera a un precio muy barato. Además es un sitio con mucho ambiente y mucho colorido que merece la pena conocer. ¡Seguro que te encanta!

Parque nacional de Bokor

Aunque esté a tan solo 14 km de distancia, este parque nacional de Bokor está a unos 50 minutos en moto o tuk tuk porque se trata de una carretera con curvas. Yo personalmente no me acerqué aquí porque hacía muchísimo calor e iba corta de tiempo. Pero unos amigos sí que subieron y la verdad es que les gustó la experiencia. En este parque hay una niebla perpetua, algo que le confiere un ambiente único y casi mágico. Además, antiguamente había un casino abandonado que ahora se ha reconvertido en un hotel de lujo.

En este parque también se pueden encontrar unas bonitas cascadas naturales, sin embargo, tienes que ir durante la estación de lluvias porque en la estación seca está, evidentemente, seca y tan solo hay cuatro gotas mal contadas. No obstante, este parque es un bonito lugar para pasear y disfrutar de la naturaleza del sur de Camboya.

Paseo por el río con un barco-restaurante

Cuando estés caminando por el lado del río verás que muchísimos de los «boat restaurants» que hay por allí suelen salir a pasear durante el atardecer. Es alucinante ver toda una hilera de restaurantes a una hora y, a la media hora siguiente, ver la zona vacía y el río lleno de barcos. Es un paseo MUY agradable que sube río arriba para que veas un atardecer que se esconde tras las montañas. Además de este espectáculo de la naturaleza, la experiencia se complementa con el avistamiento de luciérnagas que aparecen cuando cae el sol.

El precio de estos tours es de 5 dólares con 2 cervezas incluidas. Todo el recorrido dura unas 2 horas, desde las 17.30h hasta las 19.30h aproximadamente y, realmente, merece la pena. Es un agradable paseo por el río que te lleva a un lugar precioso para disfrutar del atardecer y del brillo de las luciérnagas. ¡Te lo recomiendo! 

Cenar en un barco- restaurante de Kampot

Me impactaron mucho estos restaurantes situados en el río y, además, están perfectamente ambientados para que puedas cenar en un entorno íntimo y agradable. Además, los precios son igual de baratos que en otros restaurantes pero, eso sí, evita quedarte en el primero y vete más lejos del centro para encontrar buenas ofertas. Para que te hagas una idea: un curry de vegetales y una caña de cerveza me costó 4 dólares y ni siquiera me pude acabar el plato de las proporciones inmensas.

Cuevas de Kampot

Cuando leas la Lonely Planet o cualquiera de las guías de Camboya que tengas, seguro que te encuentras con que hay varias cuevas para visitar. La verdad es que yo fui a visitar una de ellas, la Phon Chhonk y me decepcionó bastante. No por la cueva en sí sino simplemente porque no pude ni entrar. Tienes que meterte por estrechas paredes y bajar resbaladizas rocas. Preferí no hacerlo y, al final, solamente vi la entrada de una bonita cueva pero sin nada más. Unos amigos con los que iba sí que entraron y el recorrido interior no es más de 5 minutos pero todos me dijeron que fácil no era…

La pimienta de Kampot

Otra de las mejores cosas que hacer en Kampot es ir a conocer los campos de pimienta y, por supuesto, ¡probarla! No me he vuelto loca, no: la pimienta de Kampot es la mejor pimienta del mundo (o eso dicen). Y de hecho cuenta con la denominación de origen certificada que así lo corrobora. Por tanto, si vas a ir a Kampot ¡tienes que conocer su pimienta! Yo hice una visita guiada gratis en una de las plantaciones y, después, hubo una degustación. Realmente ¡está buenísima! Terminé haciendo la «guiri» total porque compré un bote de esta rica pimienta para llevármela a casa.

Kampot y Kep

A media hora de Kampot se encuentra Kep, una localidad costera que, en esta ocasión, ¡SÍ que tiene playa! (Se nota que me gusta la playa, ¿eh? jiji). Puedes ir a Kep en un viaje de un día con moto, tuk tuk o bus o, si quieres, puedes quedarte 1 noche en este pueblo y disfrutar de su esencia. Yo me quedé un par de noches pero puedes hacer como más te plazca: está muy cerca de Kampot y es realmente fácil llegar.

En Kep te encontrarás una playa que, aunque no está perfectamente cuidada, está bastante limpia. Además, en la zona del mercado podrás encontrar diferentes restaurantes y mucho ambiente. En Kep abunda el cangrejo (yo no comí, soy veggie) pero es una de las exquisiteces de esta población.

¿Por qué fui a Kep? Además de porque tenía ganas de playa, desde el puerto de Kep parten ferries hacia una de las islas más bonitas que he visto en el viaje: Rabbit Island. A tan solo media hora en barco llegarás a una isla tropical, donde abunda el coral, las estrellas de mar y el agua cristalina. Una isla en la que, además, te puedes alojar en bungalows y que te harán sentir como un auténtico aventurero/a. Yo solo fui a pasar todo el día, me quedé con ganas de dormir allí, pero realmente si tienes tiempo y oportunidad, quédate una noche: tiene que ser una pasada.

Es una isla muy tranquila donde no hay demasiada gente y cuenta con restaurantes, tumbonas ¡gratis! y unas zonas de hamacas a la sombre perfectas para la siesta. Realmente, merece la pena ir a Kep para conocer esta pequeña joya que esconde Camboya. ¡Recomendable al 100%! 

Por lo demás, Kep es un pueblo agradable, que tiene algo así como un paseo marítimo por el que pasear y la zona de la playa. No tiene mucho más pero, a mí, me pareció un lugar con mucho encanto y rodeado de verde y de mar. Me gustó.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *